top of page
Search

Dieta mediterránea, microbiota y su relación con la fragilidad en adultos mayores

El envejecimiento está acompañado del deterioro de múltiples funciones corporales y de la inflamación, lo que contribuyen colectivamente a la fragilidad. Se ha demostrado que la fragilidad está relacionada con alteraciones en la microbiota intestinal, aceleradas por el consumo de una dieta de diversidad restringida.

En el proyecto NU-AGE, llevado a cabo en cinco ciudades de Europa, se realizó el seguimiento de la nutrición en adultos mayores. En este estudio, también se investigaron los efectos del consumo de la Dieta Mediterránea sobre la microbiota intestinal y la reducción de la fragilidad. Los hallazgos fueron los siguientes:

  1. Enriquecimiento de taxones: Los grupos de microorganismos enriquecidos por la adherencia a la dieta se asociaron positivamente con varios marcadores de menor fragilidad y mejor función cognitiva.

  2. Asociación negativa con marcadores inflamatorios: Se observó una asociación negativa con marcadores inflamatorios como la proteína C reactiva y la interleucina-17.

  3. Producción de ácidos: Hubo un aumento en la producción de ácidos de cadena corta y ramificada, y una menor producción de ácidos secundarios, p-cresoles, etanol y dióxido de carbono. La sobreproducción de estos últimos se asocia con la aparición de cáncer colorrectal, resistencia a la insulina, enfermedad del hígado graso no alcohólico, citotoxicidad y crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.

  4. Identificación de taxones: Se identificaron taxones que contribuirían a un envejecimiento más saludable.



Bibliografía

Ghosh TS, Rampelli S, Jeffery IB, et al. Mediterranean diet intervention alters the gut microbiome in older people reducing frailty and improving health status: the NU-AGE 1-year dietary intervention across five European countries. Gut. 2020;69(7):1218-1228. doi:10.1136/gutjnl-2019-319654



7 views0 comments

Comments


bottom of page